2009 / 10 August

La noche estrellada de Van Gogh


Night of south winds — night of the large few stars!

Walt Whitman en “Canto a mi mismo”
        Para entender un arte, es necesario que quien te lo explique emplee elementos o palabras previamente conocidos por tí. Puede ser curioso, pero nunca antes había sentido cercanía por las pinturas, hasta recorrer los cuatro pisos del Museo Van Gogh, que patrocinado por el gobierno holandés existe en Amsterdam. Esto debido, a que al lado de cada obra, el visitante puede ver los bosquejos del maestro, las cartas dirigidas a su hermano Theo quien las comercializaba, la evolución y exploración que durante su vida realizó…Entendí que el pintor posimpresionista ¡seguía un proceso! y que como él, los pintores sueñan su obra, la bosquejan, prueban materiales, la planean y la llevan a cabo. No digo que sea sencillo, pero fue grato descubrir que el proceso creativo en un área visual, puede parecerse al proceso creativo en otros campos.

        Hoy, el fondo de pantalla de mi computadora es una de las obras magnas de este artista europeo, “The starry night”, la descubrí leyendo en Internet ya que ha sido albergada los últimos 60 años en Nueva York y no se encuentra en el catálogo que tuve oportunidad de ver y marcar en mi viaje; esto no sería el tema de la presente entrada de no ser por una pregunta que una colega del trabajo me hiciera: “¿Qué significa para ti esta obra?”, interrogación ante la cual me quedé algo mudo puesto que no había reflexionado más sobre ella; si bien es cierto atrae mi vista con un fuerte magnetismo.

        Lo primero que me atrae, son los colores y la naturaleza cósmica del cuadro, pareciese que el universo entero se funde con la realidad de la pequeña villa que Van Gogh puede observar tras la ventana del sanatorio desde el cual la pintó un año antes de morir. Las estrellas no aparecen como puntos pequeños sino como lo que son realmente, enormes soles amarillos dispuestos a dar vida en su entorno, en la Tierra las pequeñas casas iluminadas, no parecen verse afectas por la energía que el universo provoca encima de éstas. La Iglesia, casi al medio del horizonte, parece saludar el sentimiento religioso que la creación conlleva y el árbol de ciprés, vida en sí mismo, atraviesa lo creado por la mano del hombre y lo creado por Dios (que empequeñece a las construcciones en la figura). Finalmente, las curvilíneas pinceladas del autor, nos muestran un cielo que en realidad respeta la física de las galaxias que los astrónomos conocen.

        Sin lugar a dudas, esta maravilla en óleo puede significar mil cosas distintas a mil observadores, incluso sé que hay estudios desde una perspectiva poética, religiosa o astronómica; de ellos me gustó el realizado por Lewis M. Layman que asocia los versos de Walt Withman en “Canto a mí mismo” con la obra citada y de la cual copio un extracto. Invito al lector a buscar el significado propio que esta creación le pueda inspirar.

  • Alvaro Flores Tafur / August 10, 2009 AT 8:07 AM

    yo creo q definir el arte es muy complicado, es algo tan ambigüo, es algo q no tiene explicación, no tiene explicación lo que te transmite, cómo te lo transmite y porque te lo transmite, lo que si sabemos es q provoca una reacción en nosotros, los animales racionales y no en otro tipo de animal, tal vez sea eso lo que realmente nos diferencia del resto de criaturas, la capacidad de percibir el arte…

    Reply
  • Giuseppe, éste es uno de los mejores artículos que te he leído. Desde mi punto de vista, no es necesario ser un conocedor de arte para poder opinar sobre él y expresar lo que nos transmite, lo que nos hace sentir a través de esa muestra artística. Todos tenemos algo de artistas dentro, quizás no todos lo desarrollen y algunos ni lo descubran, pero el arte forma parte del ser humano, por naturaleza. Qué bueno que estés escribiendo sobre este arte también!

    Reply

LEAVE YOUR COMMENT

// añadida por giuseppe 12/6/17 para que baje un pixel y se muestra la página (sino, el usuario debe // scrollear para ver